Acantilados de Barrika

Uribe Kosta

DIFICULTAD: Paseo largo

IDA Y VUELTA: 4 horas

DESNIVEL: 274 m.

DISTANCIA: 11 KM.

TRACK GPS

"Veía a la chimenea gris devorar la vida
Y soñaba con ser libre"

Código Neurótico

Mayo 2024

Una miríada de flores estallaban como fuegos artificiales sobre los acantilados de Uribe Kosta. Desde allí el mar nos traía historias que podíamos leer en cada fragmento de roca, en cada lámina de sinclinal, en ese libro abierto y soberbio, el Flych de Bizkaia, que nos mostraba sus memorias del mundo todo, cuando estuvo sumergido bajo el océano, hace cuarenta y ocho millones de años. La sencillez de la tierra verde y el mar azul, bajo ese cielo vasco, tan gris, tan melancólico y tan nuestro.(Germatore)

Uribe kosta en Sopelana.

Hoy junto con la familia y unos amigos iremos a Uribe Kosta, desde Sopelana a Plentzia, descubriendo el increíble Flych de Bizkaia, los acantilados de Barrika y los restos geológicos dibujados en las extraordinarias paredes que decoran este paisaje. La vuelta la realizaremos en metro o en bus.

Acantilados en Sopelana.

Acantilados junto a la Bahía de Plentzia.

Bahía de Plentzia.

Acantilados de Barrika.

Nos dirigimos al pueblo de Larrabasterra en el municipio de Sopelana. Aparcamos junto a la oficina de turismo de Larrabasterra, que está al lado de la parada de metro que nos traerá de vuelta desde Plentzia. Ojo al volver, hay que bajarse en Larrabasterra y no en Sopelana que es la parada anterior.

Inicio de la ruta.

Desde la oficina de turismo nos dirigimos a la playa de Barinatxe "La Salvaje", siguiendo los carteles indicativos, llegaremos enseguida hasta un mirador y ya se presentan ante nosotros los primeros acantilados de esta increíble zona costera.

Desde la oficina nos dirigimos hacia Barinatxe.

Estatua surfera en el camino.

Nos dirigimos hacia la costa.

Acantilados en barinatxe.

Veremos marcas rojas y blancas de la GR que recorre la costa, nos sirven de referencia en algunos tramos de esta ruta, en otros tramos nos desviamos hacia los acantilados para disfrutar de estos impresionantes escenarios. Nos acercamos ahora hasta la playa de Atxabiribil en Sopelana y contemplamos los muros de piedra que en algunos puntos conservan fósiles.

Continuamos por la GR.

Bajamos por esta cuesta hacia la playa.

Atxabiribil Hondartza.

Láminas en Atxabiribil.

Acantilados en Atxabiribil (Sopela).

Ganamos altura al ascender hasta la parte alta de estos acantilados y dejamos atrás las últimas casas de las privilegiadas urbanizaciones que colonizan este extremo de Uribe Kosta. Al estar menos humanizado el paisaje gana en su espectacularidad y nos recuerda imágenes de otros territorios, como Escocia o Irlanda.

Subimos por esta cuesta.

Con las marcas de la GR.

Y vamos ganando altura.

Seguimos subiendo

Y coronamos los acantilados de Meñakoz.

Por donde discurre esta pintoresca senda.

Nos acercamos a Barrika. En este punto veremos los afamados acantilados de Barrika. Hay algunas zonas de Picnic, es buen lugar para hacer una parada en el camino.

Camino entre los bojedales.

Una mirada atrás.

Seguimos por este sendero primaveral...

Que presume de infinitas estampas marineras...

Salpìcadas de mitos, leyendas e historias...

Que ha inspirado a pintores y escritores.

Continuamos caminando por este verde mar.

Merendero en Barrika.

Seguimos por el senderro entre los árboles.

Un saludo de la Txabalería.

Continuamos por el tramo más salvaje de este recorrido, un tesoro ecológico muy recomendable para que lo descubra el que no lo conoce. Un lugar de una belleza excepcional que lo cataloga como una de las 50 maravillas de Euskal Herria.

Flych de Bizkaia.

Ya vemos la bahía de Plentzia.

Seguimos en la cresta.

Bahía de Plentzia.

Acantilados en Plentzia.

Zoom.

Veremos Plentzia refugiada en el corazón de la bahía, solo nos queda recorrer este tramo de monte para llegar hasta el pueblo y coger el metro de regreso a Larrabasterra.

Solo queda llegar a Plentzia.

Ya vemos las primeras casas.

Recorremos los últimos tramos de campo.

Pasamos por este bosque cercano al pueblo.

Recorremos este paseo junto a la ría.

Y llegaremos a la estacíón de metro para la vuelta a Larrabasterra.

POR : GERMATORE

Euskal Herria con niños

vBulletin analytics